No más carreras de galgos

Las carreras de galgos son una realidad en Chile. La prohibición de éstas en Argentina ha hecho que el mercado de criaderos de galgos en nuestro país aumente, con prácticas como la que se aprecia en la foto. No obstante, la cruza e inseminación forzadas se realizan en todos los negocios de explotación animal: en criaderos de mascotas, en la ganadería, en la industria de vestuario, etc. Las hembras son vistas como meras máquinas reproductoras para obtener más animales-producto, que luego de cumplir la utilidad que les es asignada, o al no cumplir con las características deseadas, son descartadxs de los modos más terribles, siempre bajo criterios de productividad económica. Es por ello que en las carreras de galgos lxs perrxs no solo son vistxs como cosas que deben doblegarse a la voluntad humana y realizar todo tipo de actividades en contra de su voluntad, sino que luego de una vida de torturas, son descartadxs y abandonadxs, en suma, desechadxs como un producto que cumplió su vida útil.

Te invitamos a firmar la petición por el fin de las carreras de galgos en Chile: https://www.change.org/stopgalguerosch

#MisiónGalgoChile


 

Vía Proyecto Galgo Argentina

En Chile 🇨🇱 los galgueros siguen con las montas forzadas, donde atan, sostienen entre varios y ponen bozal a la hembra para que no ataque al macho, en la industria de la explotación de los galgos.
Hay un mercado grande, aumentado por los argentinos que ya en Argentina NO pueden correr y cruzan la cordillera.
Esta es una postal del horror, que seguramente es moneda corriente en el sub mundo galguero Chileno.
#stopgalgueros

19030659_1502108886516381_271622561618810148_n

Advertisements

Unx a unx no es suficiente

El antiespecismo no se reduce a un hábito individual de consumo y el unx a unx no es suficiente por sí solo para acabar con el especismo, el cual se encuentra institucionalizado, es un régimen que sirve a los intereses de grupos de poder y esa opresión “está avalada por un sistema que condiciona dichos intereses”. Por otra parte, la razón se queda muchas veces corta para abordar cuestiones éticas, ya que la respuesta de las personas suele ser emocional y una recreación de sus creencias para que parezcan coherentes con sus prácticas. La mayoría de nosotrxs habitamos el régimen especista alguna vez en nuestras vidas y nos tomó tiempo derribar las fronteras que nos inculcaron desde pequeñxs, romper con la normalidad y la comodidad, abrirnos a ver lo que nos incomodaba profundamente. Como escribe Daniela Romero Waldhorn en su reflexión que compartimos, debemos recurrir no solo a la educación hacia el veganismo unx a unx, sino también a desafiar la normalidad y la institucionalidad del especismo, a la táctica total.

UNO A UNO NO ES SUFICIENTE
Por Daniela Romero Waldhorn
“Educar en el veganismo”. Durante las últimas semanas, por razones diversas, varias/os me habéis insistido en que existe solo una única forma de transformar el mundo por los no humanos: educando a la gente, una a una, en los motivos morales por los que dejar de consumir animales y pedir, nunca menos, que se hagan veganas. Se asume, además, que quienes se hagan veganescontagiarán esta idea a quienes están a su alrededor, y así, conseguiremos un mundo vegano en poco tiempo.

En general, esta posición se basa en el reconocimiento de que la situación de los animales es tan apremiante, que, por sí misma, debería ser motivo suficiente para no comerlos ni explotarlos de ningún modo. Es cierto. Si fuésemos seres completamente racionales, tales argumentos deberían bastarnos. Pero la verdad es que los seres humanos no siempre razonamos objetivamente, y la realidad del especismo dista de ser tan sencilla.

1. Algo más que la razón

Comemos animales no porque tengamos suficientes motivos racionales para ello, sino porque siempre nos han dicho y hemos creído que era normal, natural, necesario, y además, sabroso (Piazza, Ruby, Loughnan, Luong, Kulik, Watkins y Seigerman, 2015). De hecho, muchas que somos veganas ahora, pasamos gran parte de nuestras vidas sin siquiera preguntarnos sobre nuestra decisión de comer ciertos animales, porque ni siquiera sabíamos que teníamos opción. Comer animales se daba por sentado. Así es como yo misma tardé mucho tiempo en darme cuenta de cuán extraño podría ser que acariciara a mi perro con una mano, mientras comía pollo con la otra. Francamente, no quería pensar en esta contradicción.

Para muchos quienes consumen animales, reconocer esa disonancia es también sumamente problemático, e incluso, amenazante. Por ello, empleamos una serie de mecanismos psicológicos que nos alejan de la idea de que estamos provocando enormes daños al comer una salchicha o un huevo frito (Plous, 2003; Joy, 2010; Loughnan, Bastian y Haslam, 2014). De ese modo, cuando nos informan del horror que existe tras estos productos, tenemos dos opciones: (i) cambiar nuestros comportamientos para que se adecúen a nuestras ideales morales, o bien, (ii) recrear nuestras creencias para justificar nuestros comportamientos, porque éstos nos resultan muy difíciles de cambiar. Si respondiéramos de un modo imparcial al conocer ell sufrimiento de los animales, optaríamos por lo primero. No obstante, el hecho de que la mayoría de la población continúe comiendo animales (ver Ruby, 2012) sugiere que, frecuentemente, no reaccionamos lógicamente a argumentos morales.

Precisamente, una respuesta habitual cuando problematizamos el consumo de animales es la reactancia psicológica (ver más en Brehm y Brehm, 1981). Los seres humanos no queremos ser criticados o que se nos diga que lo que estamos haciendo es poco ético, y para muches omnívores, el reclamo inflexible del veganismo es percibido de ese modo y por tanto, como una amenaza (Dhont y Hodson, 2014; Corrin y Papadopoulos, 2016).

Lo anterior no quiere decir que no debamos hacer visible el problema ético tras explotar animales. Simplemente es constatar cómo somos y el desafío al que nos enfrentamos. Asimismo, el cómo funcionamos nos señala la importancia de plantear un mensaje que no sea percibido como amenazante por quienes queremos afectar. Enmarcar nuestro mensaje como una preocupación compatible con los valores fundamentales de nuestra cultura puede, por ejemplo, ayudar a que el público adopte una posición menos defensiva (Joy, 2010). Asimismo, si planteamos peticiones al alcance de nuestra audiencia, es más probable que la gente se perciba dispuesta a dar pasos en esa dirección.

2. Somos una minoría entre la minoría

Ahora bien, para muchas de nosotras, nos ha bastado reconocer los motivos éticos para dejar de dañar a los animales, e incluso, para decidirnos a ayudarles activamente. Pero, ¿es éste un dato generalizable para sostener que basta el activismo “uno a uno”?

Quienes acabamos siendo activistas por los animales somos una excepción, lamentablemente. Aunque tengamos evidencias parciales, parece ser que mucha gente que se hace vegana o vegetariana, deja de serlo (Faunalytics, 2014). Si a ello se suma el crecimiento poblacional y la mayor demanda de productos de origen animal que conlleva, avanzamos a un ritmo claramente insuficiente para pensar que solo por cambios de “uno a uno” sumaremos una masa crítica suficiente que permita que las actividades que explotan animales acaben siendo abolidas.

Por otra parte, muy poca gente que se vuelva vegana se convertirá en activista. Somos una minoría entre la minoría. Además, muchas veces, hablar de veganismo no es atractivo para una audiencia que se encuentra en una posición sumamente discrepante. Por último, aunque decidiéramos convertirnos en activistas, hemos de reconocer que no todes somos hábiles en el arte de persuadir.

3. El especismo está institucionalizado

La opresión de la mayoría de los animales no es una práctica individual. Por el contrario, es un hecho institucionalizado y que obedece, en gran parte, a la satisfacción de intereses materiales de grupos de poder privilegiados y está avalada por un sistema que condiciona dichos intereses. Con seguridad, éste es el caso de más del 90% de los animales bajo explotación humana: aquellos en manos de la industria ganadera (Waldhorn, 2017).

La institucionalización del especismo asegura su continuidad a pesar de cualquier agente individual. Dado lo anterior, la explotación de los demás animales no puede ser revertida sólo mediante apelaciones a cambios en los hábitos de consumo y otros de carácter individual, sino que requiere la modificación de los marcos institucionales que lo permiten y en el que los agentes deciden. Es decir, parte de nuestra estrategia debe estar dirigida, también, a lograr cambios institucionales, ya sean aquellos que afectan directamente a quienes se sirven de la explotación de los no humanos como otras transformaciones que signifiquen alternativas competitivas a productos de origen animal.

El cambio “uno a uno” es necesario, pero no es suficiente. Los animales necesitan más que eso, y afortunadamente, estamos en un momento histórico en que también podemos hacer mucho más para ayudarles. Debemos impulsar nuevas ideas que dejen obsoleta a la industria más violenta que jamás se ha conocido Podemos desarrollar nuevos productos que reemplacen a aquellos de origen animal. Podemos promover estas opciones en supermercados y restaurantes, volviendo cada vez más fácil el ser vegano/a. Podemos hacer lobby ante gobiernos y empresas. Podemos reclutar a personalidades influyentes, empresarios, políticos, que con medidas concretas, desafíen la normalidad del especismo. Podemos ser nosotres mismas opinantes e influyentes. Podemos donar a organizaciones que están trabajando para ayudar a quienes más daños padecen, pues defender a los animales es una lucha a largo plazo y que requiere profesionales, medios e ingentes recursos. Podemos y debemos formarnos como activistas y revisar nuestras estrategias, pues un activismo eficaz es nuestra máxima responsabilidad de cara a quienes están sufriendo.

No sólo tenemos la misión de cambiar el mundo. También hemos a ser audaces en pensar nuestro activismo y construir, desde hoy, el futuro incluso más allá de todo aquello que pensábamos como posible.

——–

Brehm, S. S. y Brehm, J. W. (1981). Psychological Reactance: A Theory of Freedom and Control. Nueva York: Academic Press.

Dhont, K. y Hodson, G. (2014).Why do right-wing adherents engage in more animal exploitation and meat consumption? Journal of Personality and Individual Differences, 64: 12–17.

Faunalytics (2014). Study of Current and Former Vegetarians and Vegans. Disponible en:https://faunalytics.org/wp-content/uploads/2015/06/Faunalytics_Current-Former-Vegetarians_Tables-Methodology.pdf+&cd=3&hl=es&ct=clnk&gl=es&client=firefox-b-ab.

Corrin, T. y Papadopoulos, A. (2016). Understanding the attitudes and perceptions of vegetarian and plant-based diets to shape future health promotion programs. Appetite, 1 (109): 40-47.

Joy, M. (2010). Why we love dogs, eat pigs, and wear cows. An introduction to carnism. San Francisco, CA: Red Wheel/Weiser.

Loughnan, S., Bastian, B. y Haslam, N. (2014). The psychology of eating animals. Current Directions in Psychological Science, 23(2): 104–108.

Piazza, J., Ruby, M., Loughnan, S., Luong, M., Kulik, J., Watkins, H. y Seigerman, M. (2015). Rationalizing meat consumption. The 4Ns. Appetite, 91: 114–128.

Plous, S. (2003). Is there such a thing as prejudice toward animals? En Plous, S. (2003). Understanding prejudice and discrimination, 503-528. Nueva York: McGraw-Hill.

Ruby, M. B. (2012). Vegetarianism. A blossoming field of study. Appetite, 58: 141–150.

Waldhorn, D.R. (2017). Meat your enemy: La ganadería en tiempos de globalización y sus implicaciones para la defensa de los animales. Disponible en: https://www.miradaanimal.info/single-post/danielaR%2FMeat-your-enemy-La-ganadería-en-tiempos-de-globalización-y-sus-implicaciones-para-la-defensa-de-los-animales.

 

18952634_10213219102454182_2838325836053477549_n

Antiespecismo y ecologismo

A propósito de la noticia “Porque soy cazador, soy ecologista y conservacionista” en La Vanguardia: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160514/401781912937/porque-soy-cazador-soy-ecologista-y-conservacionista.html

La visión ecológica y la antiespecista suelen ser pensadas externamente como si tuviesen un fin en común, y por ello estrategias afines. Lxs antiespecistas apuntamos a desmantelar la mirada antropocéntrica y por ello somos críticxs a la defensa del ecosistema en función de su habitabilidad prioritaria para la especie humana. Nos interesa el cuidado del medioambiente precisamente porque entendemos que ello puede tener un impacto positivo en la vida de lxs animales humanxs y no humanxs. La visión ecológica dominante faculta pasar a llevar los intereses de lxs demás animales, algo ejemplificado claramente en la entrevista que compartimos, donde un cazador se define ecologista y conservacionista. ¿Nos parece contradictorio? No lo es. Más allá de la evidencia frente al impacto positivo de una forma de vida vegana para el planeta, obedeciendo en ese caso a un criterio ecocentrista, es urgente que la ecología se plantee respetuosa de lxs seres sintientes y entienda que el ecosistema nos aloja a todxs por igual, y que todxs merecemos igual consideración moral.

Compartimos la reflexión de Daniela Romero Waldhorn al respecto:

“He leído muchas reacciones viscerales ante las declaraciones de este personaje. Sin embargo, he de decir que es congruente: desde una posición ecologista, se reivindica el valor de entidades abstractas como especies y ecosistemas, y para ese fin, los animales pueden ser sacrificados. En este marco, la caza está justificada.

Aún así, parecemos no convencidas, ¿no? Pues porque lo que moralmente importa es la capacidad de sentir: es decir, debemos respetar y considerar a quienes son sintientes, sean humanos o no. Los individuos pueden tener experiencias, mientras que los ecosistemas, no. Entonces, en lugar de intervenir en la naturaleza cazando a los animales con la justificación de conservar los ecosistemas, deberíamos intervenir para ayudar a los animales que allí viven y padecen enormes sufrimientos.

Este cazador nos señala un conflicto del que tenemos que hacernos cargo: el ecologismo y la defensa de los animales no humanos son posiciones incompatibles.”

 

img_jmanresa_20160128-150240_imagenes_lv_propias_jmanresa_img_8627-kT0B-GF4A8K5IQWP8BZTW-992x558@LaVanguardia-Web

 

Videos Carol Adams, Daniela Catrileo y María Riot

Si te perdiste el lanzamiento de La Política Sexual de la Carne, ya puedes ver los videos exhibidos en el evento, donde las activistas feministas y antiespecistas Carol Adams, Daniela Catrileo y María Riot presentan su visión respecto al libro.

Carol Adams nos envió un saludo y habló sobre la importancia de que su libro haya por fin podido llegar en español a Latinoamérica.

 

Daniela Catrileo no pudo estar presencialmente con nosotrxs el día del lanzamiento, pero nos envió un gran aporte a través de un video que proyectamos junto al conversatorio. Daniela es escritora mapuche, feminista y vegana, miembra de Rangiñtulewfü Kolectivo Mapuche Feminista, y nos compartió su experiencia desde un antiespecismo decolonial. Desde acá le volvemos a agradecer y la abrazamos!

 

Hace poco tuvimos la oportunidad de realizarle una entrevista a María Riot, actriz porno y prostituta feminista vegana, militante en Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (ammar). En esa ocasión le preguntamos su visión en torno a la obra de Carol Adams desde su experiencia como trabajadora sexual. Este extracto fue exhibido también en el evento del Lanzamiento de la Política Sexual de la Carne.
Pronto tendremos la entrevista completa, estén atentxs!

RENUNCIA EN BLOQUE A ANIMAL LIBRE CHILE

Nxs2AubDCompartimos el comunicado de lxs 37 activistas que renunciaron en bloque a Animal Libre Chile y solidarizamos con todo lo expresado. Creemos que una organización pro derechos animales y que postula relacionamientos éticos con las demás especies, tiene el deber de sostener esas éticas en todos los demás ámbitos. Alejandro Díaz Fuentes (dueño de Leerté, Espacio Vegano, Mercado Forestal y Chincol 613) no solo estafó a la excoordinadora nacional de Animal Libre, sino que sigue generando un gran perjuicio al veganismo al utilizarlo como medio para hacer negocios y perjudicar mayoritariamente a mujeres, lavando su imagen diciéndose vegano y estando vinculado con una organización de ese ámbito. No se pueden ignorar los múltiples testimonios de estafas y agresiones en su contra. Tampoco puede una organización sostener prácticas autoritarias e irregulares para invalidar y acallar a activistas que exigen lo justo.

Revisa acá para enterarte de quién es Alejandro Díaz y qué fue lo sucedido: https://goo.gl/UziJfF

Por un veganismo antiespecista, político e interseccional!

COPIAMOS Y PEGAMOS EL COMUNICADO:

“Santiago, 3 de mayo de 2017

Comunidad Activista de Animal Libre:
Conforme a los acontecimientos recientes ocurridos en Animal Libre Chile, señalamos:
El día 3 de mayo de 2017, en Santiago de Chile, se realizó una reunión a la que asistieron activistas y miembros de Animal Libre junto con el Directorio de esta organización, siendo este último representado por Mauricio Serrano, Presidente, y Camila Olave, Tesorera, para tratar, principalmente, el tema sobre Alejandro Díaz, actual arrendador de la oficina de la organización.
Los representantes de la Directiva presentes en la reunión nos plantearon que Animal Libre no tiene relación alguna con Alejandro Díaz. Se nos explicó que Espacio Vegano fue un negocio fallido, el cual, en la actualidad, no está operando como restaurante, por tanto, en conformidad a aquello, la ONG solo tendría un acuerdo comercial con la persona ya señalada al arrendar una oficina en la dirección Santo Domingo 588. De esta forma, para el Directorio no existe ningún otro tipo de vinculación con Alejandro Díaz, aseveración que nos llama la atención, debido a que ante el Servicio de Impuestos Internos aún funciona la sociedad por Espacio Vegano, ya que ninguno de los socios ha firmado su renuncia a dicho documento.
En la reunión, se dieron a conocer las siguientes peticiones:
1) Que Animal Libre se cambie de oficina, con plazo de 1 mes.
2) Que se emita inmediatamente un comunicado que señale lo siguiente:
– Animal Libre no tiene relación alguna con Alejandro Díaz.
– Animal Libre lamenta lo sucedido con Kiltrak, ex Coordinadora del Equipo de Santiago, ex Coordinadora Nacional y Primera Activista de la ONG, y con otras personas afectadas directa e indirectamente, ya que la organización empatiza con los activistas, pues son lo más importante para el funcionamiento de esta.
3) Que se realicen elecciones de directorio para tener un directorio más representativo, en un plazo de 2 meses.
4) Eliminar de la dinámica organizacional la firma de un compromiso para activistas, pues se trata de un trabajo voluntario y en lugar de motivar a los activistas a participar, estos se sienten obligados y restringidos en su actuar, provocando el efecto contrario. Este tipo de trabajo no puede ser condicionado, y en las reuniones de nuevos activistas es una condición firmar el documento para poder activar, por lo tanto, el activismo dejó de ser un trabajo voluntario.
5) Que los equipos de región sean considerados de igual forma que los equipos del centro del país, eliminando, así, el centralismo, además de que se envíen constantemente recursos para poder realizar las actividades y, así, generar más autonomía.
De las cinco peticiones que expusimos a la Directiva, se mostraron de acuerdo solo con la primera, para la cual nos indicaron que estaban buscando una nueva oficina, la que debe cumplir con ciertos requisitos, como por ejemplo que el valor no sobrepase los $150.000 pesos; esto dificulta enormemente la opción de cambio de oficina, ya que otros requisitos del lugar a arrendar es que este facilite, de manera gratuita, a la ONG un espacio para que se puedan realizar charlas, talleres, entre otras actividades, también que tenga Wifi Gratis y que en ese precio estén considerados los gastos comunes, como Luz y Agua.
Respecto a la solicitud de empatía y apoyo público para la Ex Coordinadora Nacional y Primera Activista de la Organización, Karen Flores, frente a la grave e injusta situacion vivida con Alejandro Díaz, manifestamos nuestro gran disgusto por la reacción esquiva, indolente e indiferente que ha tenido el Directorio de Animal Libre con esta situación. A esto se señaló, en resumen, que no hay pruebas de las acusaciones en contra a Alejandro Díaz, por lo que la ONG no hará un comunicado público frente a esta situación, ya que, además, no sería algo que corresponda pues es un tema entre privados.
El punto tres hace referencia a que se acaten los Estatutos de Animal Libre, en donde se señala que cada dos años debe realizarse una elección democrática por parte de los miembros de la organización para elegir a la Directiva: han pasado más de dos años y no se ha realizado dicha elección, habiendo una modificación de la que nadie se enteró, en la que se hace referencia a que las elecciones deben realizarse cada 5 años. Mauricio Serrano expresó abiertamente que no dejaría su cargo, ya que él fundó la ONG; todo esto nos hace inferir que los estatutos son amoldados a conveniencia.
En el punto cuatro, nos referimos a que se elimine la “Carta de compromiso”, la cual habría sido ideada para una mejora, en la que estuvieron trabajando ingenieros y psicólogos para un funcionamiento empático y comprometido por parte de los activistas. Lo que a nosotros concierne, el trabajo de voluntariado está ligado con el compromiso altruista por parte de los activistas de la organización, por lo que no concordamos con que se vea a cada activista como un firmante y número más, al que se puede reemplazar si este no está de acuerdo con lo que le impone la organización. Aún no se pone en marcha este documento, pero estaría siendo considerado utilizarse en la próxima reunión de nuevos activistas a realizarse en Santiago (aún sin fecha definida).
Por último, en el punto cinco, se refirió al trato despectivo e indiferente por parte del Directorio, en general, con los activistas de regiones, lo cual llevó a la disolución de muchos equipos importantes de Animal Libre, como los de Antofagasta, Valdivia, Puerto Montt y Talca. El trabajo de estos equipos fue fundamental para el crecimiento de Animal Libre, sin embargo, se disolvieron por falta de recursos para su buen funcionamiento y durabilidad en el largo plazo.
Creemos que es importante que una ONG que dice tener un planteamiento ético-moral en su lucha, también debe demostrarlo en su manejo interno. Nos decepciona profundamente las actitudes antes descritas y la nula disposición a hacer cambios por el bienestar de los activistas y el buen funcionamiento de la organización. Es por ello que ante las respuestas dadas por el Directorio a nuestras peticiones, y que acabamos de exponer, los siguientes activistas y/o miembros presentamos nuestra renuncia a Animal Libre:
1. Esteban Rojas Garrido – Ex Coord. Metropolitano – Miembro y Activista de AL desde 2013
2. Marcia Basulto – Miembro, Activista y Coordinadora de equipo de Nutrición
3. Stephanie Araya – Ex Coord, Miembro y Activista de Equipo Valparaíso.
4. Valentina Flores García – activista de Animal Libre
5. Bernardita Jarufe – (ex activista-ex coordinadora de Santiago)
6. Eliana Gutiérrez (Lizzy) – activista desde 2011
7. Isabel Pacheco Sepúlveda – activista de Animal Libre
8. Cristina Valdivia – Miembro y activista de Animal Libre
9. Álvaro Contreras (Gazu) – Activista de Animal Libre
10. Camila Allende (Mila) – Activista de Animal Libre
11. Camilo Cuevas – Fotógrafo/activista de Animal Libre
12. Sergio Concha – Fotógrafo de Equipo Valparaíso
13. Javiera Taruman – Activista de Equipo Valparaíso
14. Carla Cifuentes – Activista de Equipo Valparaíso
15. Josefa Montes – Fotógrafa y Activista Equipo Valparaíso
16. Tamara Bravo – Activista de Animal Libre
17. Juan Pablo Ibacache – Activista de Animal Libre
18. Sebastián Contreras – Miembro y activista de Animal Libre
19. Nicol Allende – Activista de equipo de Nutrición
20. Gabriel Valderrama C. – Miembro de Animal Libre
21. Camila Devia. Activista de Animal Libre desde el 2013
22. Felipe Chávez.- Ex-Activista de Animal Libre
23. Ramón Zavala.- Ex Coordinador y Activista Equipo Antofagasta
24. Camila Rojas.- Activista y Miembro de Animal Libre
25. Millaray Delgado.- Activista
26. Karla Serrano Araya.- Activista
27. Valentina Cerna- Activista
28. Pablo Masbernat- Activista
29. Joshua Gutiérrez- Activista Equipo Valparaíso
30. Humberto Peña- Activista Equipo Valparaíso y de Equipo de Nutrición
31. Marcela Jeria- Activista Equipo Valparaíso y de Equipo de Nutrición
32. Isabel Pacheco- Activista Animal Libre Equipo Santiago
33. Jennifer Lefián – Activista y Miembro de Animal Libre
34. Josefa Moraga – Activista de Animal Libre
35. Camila Collado Tejo – Miembro y activista de Animal Libre
36. Catalina Macari – Activista Equipo Valparaíso
37. Carla Correa – Activista Equipo Valparaíso – Equipo de Nutrición”

ACTUALIZACIÓN
Al comunicado y la renuncia se suman:
38. Mariapilar Navarro – Activista desde el 2011 y 1ra fotógrafa de Stgo
39. Jonathan Hernandez – Activista de Animal Libre
40. María Josefa Myrus – Activista de Animal Libre
41. Angelinna Bissotto – Activista de Animal Libre
42. Ana Victoria Barahona García – Activista de Animal Libre
43. Joanne A. Cortez – Activista de Animal Libre
44. Juan Antonio Romero M – Activista de Animal Libre
45. Gisa Medina Barra – Activista de Animal Libre

REGISTRO EVENTO DE LANZAMIENTO “LA POLÍTICA SEXUAL DE LA CARNE”

DSC_2651.jpg

Revisa acá el registro fotográfico completo del evento.

Les compartimos el registro fotográfico del evento de lanzamiento de La Política Sexual de la Carne, donde pudimos intercambiar distintas visiones sobre cómo entender el feminismo antiespecista. Estamos muy contentxs con la acogida, con la asistencia, con los testimonios valiosos de nuestras expositoras –presenciales y a distancia-, con los lugares que se abrieron en la instancia, con el interés que hemos percibido no solo en Chile, sino desde otros países vecinos, en tener acceso al libro. Creemos importante situar un debate crítico y reflexivo sobre las referentes del feminismo antiespecista, reconocer aportaciones, situar nuevas miradas, incluir corporalidades y realidades que han sido excluidas del debate y de sus teorías, entender cómo se expande la Política Sexual de la Carne en nuestro territorio latinoamericano. La interseccionalidad se yergue como una necesidad en los activismos actuales, en la comprensión de que todas las opresiones nos ofrecen una lectura matizada de lo que nos acontece. Esto siempre reconociendo que el feminismo vegano se viene accionando aquí hace un tiempo sin necesidad de referencias anglo directas, y lo mismo en menor medida con las de España, que nos son lejanas pese a no haber barrera lingüística. Gracias al trabajo comprometido de activistas feministas antiespecistas se ha podido desarrollar desde una autonomía, pero sin duda la llegada de la obra de Carol Adams en español a Latinoamérica nos brinda una comprensión más cercana de sus postulados, que tanto han permeado la literatura y los activismos en esa materia a nivel mundial, y nos permite conocer un crucial antecedente para levantar con más claridad nuestros propios posicionamientos. Como hemos mencionado antes, estamos concientes tanto de las aportaciones como de las críticas a la obra de Carol en cuanto a su postura anti-trabajo sexual, cisnormada y de mirada occidentalizada, pero también valoramos lo que su obra representa, como uno de los primeros pilares para expandir un feminismo vegano, antiespecista, y en suma interseccional, que esperamos se transforme en diversidad de feminismos antiespecistas que enriquezcan el debate. No creemos en una sola verdad ni en la consolidación de una sola forma de discursividad, y a través de distintas instancias buscamos que se escuchen multiplicidad de voces. Eso, pensamos, se pudo dar en el evento, y nos sentimos muy agradecidxs. Dialogar, visibilizar cruces de nuestros cuerpos, compartir nuestras experiencias como sujetas socialmente percibidas femeninas –y otras no binarias-, reconocer enlaces entre el paradigma patriarcal y el especista, comprender que las personas, humanas y no humanas, fugadas de las diversas normatividades –no solo de especie, género y sexualidades– compartimos historias y vivencias comunes, es lo que nos interesa poner en la mesa.

Pronto publicaremos en nuestra página material que fue exhibido en el conversatorio, para quienes no pudieron asistir al evento, así que atentxs!

Abrazos antiespecistas!

Foto: Camilo Cuevas

DANIELA CATRILEO Y MARÍA RIOT

 ¡Nos vemos hoy a las 18:00 en el evento de lanzamiento de La Política Sexual de la Carne! Además de las invitadas en el conversatorio, tendremos proyecciones audiovisuales de:

Daniela Catrileo, escritora mapuche, feminista y vegana, miembra de Rangiñtulewfü Kolectivo Mapuche Feminista, quien comentará la obra de Carol Adams y nos compartirá su experiencia desde un antiespecismo decolonial.

María Riot / Florencia, actriz porno y prostituta feminista vegana, militante en Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (ammar), quien expondrá su visión en torno a la obra de Carol Adams desde su experiencia como trabajadora sexual.

+ video sorpresa

También Dulce Elizabetha tendrá sus exquisitas preparaciones veganas a la venta, las que podrás acompañar con té o café cortesía de la casa.

Encuentra más información del lanzamiento y sobre cómo llegar en el evento de facebook: https://goo.gl/x6XKYM

Gráfica video Dani Catrielo

Gráfica video Florencia 1